fast_food Created with Sketch.

Fast-food

Sabemos que en la gestión de un Fast Food son tan importantes la eficacia como la rapidez. 

Nuestra caja registradora para Fast Foods ha sido concebida para facilitar la gestión de tu stock. Para modificar tu stock, solo tendrás que añadir el tipo de movimiento (compra o reajuste de stock), el precio de compra, la cantidad de productos y una cantidad de referencia.

Gestiona los pedidos para llevar y a domicilio. Gana tiempo guardando la dirección de tus clientes para que aparezca directamente en la orden enviada a cocina.

Mantén el contacto con tus clientes enviándoles mensajes personalizados. Cuéntales si tienes nuevos productos en el menú o si has hecho algún cambio en tu establecimiento.

La lista de los 10 errores de gestión que no puedes cometer en tu Fast Food.

1. No cerrar la caja registradora a diario

Este es uno de los mayores errores de gestión que suelen cometer los hosteleros. Tu caja registradora es tu única herramienta de gestión y, si no se realiza un cierre de caja correcto y de manera recurrente, en las fechas correspondientes, tu contabilidad podría verse modificada.

Se recomienda hacerlo a diario porque así podrás regular las diferencias ocasionadas por los pagos. Incluso te recomendamos realizar un informe diario de cierre de caja, lo que denominamos "Informe X", y puedes hacerlo en cualquier momento del día. El "Informe Z" es en el que se refleja el cierre de caja y el informe general del servicio.

2. No mantener un historial de los recibos

El histórico de los tickets del servicio es de vital importancia para la gestión de tu negocio. Sin embargo, hay ocasiones en las que los hosteleros pasan por alto este aspecto debido al trabajo que supone y porque piensan que esto no tiene la suficiente relevancia en términos de gestión. No obstante, en caso de control sanitario o inspección fiscal, te pedirán mostrar todos los recibos emitidos en un determinado período.

3. No especificar el medio de pago utilizado por tus clientes

Si no puedes saber cuántas comandas has cobrado con tarjeta o efectivo durante un servicio, tendrás muchas dificultades en la gestión de tu negocio. La principal será la contabilidad: al no especificar los medios de pago utilizados, no podrás justificar las diferencias de efectivo durante el proceso de cierre. Sin justificación por tu parte, corres el riesgo de ser multado en una futura inspección fiscal.

4. No almacenar el histórico de ventas

Una de las dificultades a la hora de abrir un negocio nuevo es que no dispones de ningún histórico de ventas, por lo que no sabes qué productos pueden funcionar y cuáles no. Tampoco conoces los picos de actividad ni los momentos de mayor calma. Por todo esto, es de vital importancia tener un registro de las ventas diarias para no volver a cometer los mismos errores y así progresar en tu negocio.

¡El histórico de ventas te permite saber gestionar tu establecimiento en función de los periodos (vacaciones de verano, festivos...), te permitirá también prever tus compras y pedidos para evitar las rupturas de stock de determinados productos.

5. No realizar un seguimiento del stock vendido

Sin un control detallado de cada producto vendido al día, es imposible administrar correctamente tu stock. Sin embargo, un seguimiento de las ventas no debe limitarse simplemente a controlar tus acciones, sino que también debes utilizarlo para determinar qué productos se venden mejor en cada categoría (entrante/plato/postre).

El seguimiento de las cantidades vendidas debe permitirte verificar si un producto ya no se está vendiendo (o si se vende menos de lo previsto) y, por lo tanto, determinar los hábitos de consumo de tus clientes.

6. No conocer con qué frecuencia vienen tus clientes

Tu número de clientes es proporcional al número de empleados disponibles para atenderlos. Si no sabes cuántos clientes vienen a tu establecimiento cada día, en períodos vacacionales, días festivos, etc., no controlarás el coste del personal.

Conocer la concurrencia de tu establecimiento te permite optimizar la disponibilidad de tus camareros y reducir así sus costos.

7. No conocer el ticket medio por comensal por día de la semana

¿Por qué el ticket medio por comensal del jueves es el más bajo de la semana? ¿Cómo puedo mejorarlo? ¿Y cómo puedo medir los efectos que esto conlleva? Estas son las tres preguntas que necesitas saber si quieres aumentar tus ingresos.

8. Nos saber qué productos prefieren tus clientes en función de la temporada

Conocer los gustos de tus clientes y saber cómo cambiar tu carta de acuerdo a la temporada es la clave del éxito para hacer que tus clientes vuelvan. Tus clientes son cada vez más exigentes y debes escuchar sus necesidades.

Un hostelero capaz de adaptar su carta en función de la temporada puede recuperar a sus clientes fácilmente.

10. No saber cómo estimar el costo material de tus platos

El costo del material es el costo total de un plato. Se determina teniendo en cuenta el precio de todos los ingredientes que lo componen.

Una vez que hayas definido cuáles son tus mejores ventas, necesitarás saber cómo sacarles mayor rentabilidad a tus productos. Si no conoces el costo material de tus platos, no podrás aumentar tus ganancias.

¿Más Información?